Una curiosa e intrépida ardilla se acerca al lugar donde está la cámara grabando, pero su curiosidad es tanta que la toma y se la lleva al árbol como podemos ver en las imágenes que la cámara sigue filmando, para luego tirarla frente al dueño.