El típico «Lávame guarro» ya ha pasado de moda, ahora lo que se lleva es hacer obras de arte con el polvo de los coches. La parte buena es que si te encuentras esto en tu coche al menos puedes vacilar un rato por la carretera, la mala es que no vas a querer lavarlo.

Más arte guarro: