La joven artista japonesa Hikaru Cho de tan solo 19 años, crea ilusión óptica con su pintura al simular separar su cabeza del cuerpo y volverlo a unir.
Utilizando pintura acrílica, en sus impresionantes creaciones surrealista.