Habla el patrón a su casa y le contesta la sirvienta:
María, ¿ha llamado algún imbécil a la casa?
No, usted es el primero.