Este bagaje de animosos episodios, de momentos de risa nos brinda una gran oportunidad para pasarla bien y uno de ellos en donde un pingüino caga a otro de forma literaria y real, es decir que defeca en la cara de su compañero de atrás que lo agarra desprevenido y a carcajearse