Se trata de Rob Dyrdek, un skater profesional que ha decidido ir más allá y probar a hacer el primer Kickflip en coche. Impresionante el resultado final. No hay duda de que hay que echarle un par de narices al asunto para hacer semejante animalada.