Gamal es un joven egipcio que decidió vender su riñón para poder costear los gastos de su boda.

Gamal decidió vender uno de sus riñones para afrontar los costes de su boda. Después de la operación, el joven perdió su habilidad para trabajar y transportar objetos pesados.

Cuando su padre descubrió que había vendido su órgano le abandonó al igual que el resto de sus familiares.

Ahora trata de mantener a su mujer y a su hijo. Una ley aprobada esta semana por el Parlamento egipcio regulará los trasplantes de órganos para acabar con un mercado ilegal en el que durante la última década miles de egipcios sin recursos han vendido sus órganos.

gamal